Archivo | Arquitectura RSS feed for this section

La Asturias Medieval en el Museo Arqueológico

27 Ago

Hemos tardado un poco (los exámenes de junio, las vacaciones…) pero llegamos a la quinta entrega de nuestra revisión del Museo Arqueológico de Asturias: la Asturias Medieval.

Este apartado es uno de los que han dado un cambio más radical respecto de la antigua exposición, donde se sucedían tres estilos artísticos (prerrománico, románico y gótico) siguiendo una misma concepción espacial, es decir, imitando la disposición de pequeñas iglesias o capillas, sin apenas piezas que no fueran arquitectura o escultura monumental.

El nuevo montaje ha conservado parte de esa idea, volviendo a mostrar las piezas de la arquitectura del Reino de Asturias conformando una escenografia. En algún sitio hemos leído que se pretendía montar una iglesia o una capilla. En realidad la escenografía carece del realismo que presentaban las antiguas. Como podéis ver se trata de un rectángulo que permite contemplar las piezas en primer plano, eso sí, colocadas en el sitio que se supone que se supone que ocuparon originalmente: las basas en el suelo, los capiteles en altura, etc. (salvo algún error).

Precediendo este montaje se han ubicado algunas de las inscripciones más emblemáticas del Reino de Asturias, como las que se rescataron del antiguo palacio de Alfonso III que unen un texto protector a la imagen de la Cruz, hoy símbolo y bandera de Asturias.

Pero lo más novedoso es, sin duda, que por primera vez tenemos un discurso sobre la sociedad medieval en su conjunto, de forma que podemos conocer qué sabemos de los distintos estamentos medievales (nobles, burgueses, campesino) y de las distintas formas de ocupar y organizar el territorio (castillos, ciudades, monasterios, villas).

Algunas de las piezas más relevantes de la antigua exposición siguen presentes. La más importante el monumental sarcófago de Rodrigo Álvarez de las Asturias, una pieza espectacular, que sin duda no pasa desapercibida, mucho menos ahora que brilla tras su restauración.

En otra zona de la sala dedicada a la parte medieval se encuentran piezas relacionadas con el Camino de Santiago y la espiritualidad. A la colección del Museo se ha añadido una pieza singular: la pila bautismal de San Pedro de Villanueva de Cangas de Onís. Fue tallada en un bloque de piedra monolítico y fue ricamente decorado e inscrito. Llama la atención, sin duda, ver un bloque de este tamaño: cabe el neño entero, aunque tenga 6 años el día del bautizo…

Como nada es perfecto en este mundo, hay algunas cosas que chirrían un poco. Es el caso de unas maquetas que ofrecen una imagen del Oviedo en época del Reino de Asturias, que no lo sabemos porque lo diga ninguna cartela, sino porque lo hemos oído en alguna visita guiada, y que después de fijarnos, se pregunta uno cuánto tiene de invención… La calidad de los textos es correcta tirando a pobre, en esta zona. Pero la palma se la lleva un vídeo sobre la arquitectura románica y gótica en Asturias, que además de largo es rancio hasta el aburrimiento, con un discurso propio del siglo XIX, o sea, propio de algún profesor de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, no de un Museo Arqueológico del siglo XXI.

En todo caso os recomendamos la visita: así como la parte castreña defrauda un poco porque no da para más, y el romano cansa con tanta sigillata sin explicar, el apartado medieval muestra tesoros únicos en el mundo, en una dosis muy adecuada tanto para el lego como para el aficionado.

Anuncios

El Castro de Coaña

24 Ene

El primer yacimiento castreño que se excavó en Asturias fue el El Castelón de Villacondide, conocido popularmente como el castro de Coaña, por ubicarse en este concejo de la costa occidental asturiana. Seguramente esta excavación de José María Flórez en la década de 1870 sea la primera publicada. Después de la Guerra Civil se hicieron nuevas investigaciones y se ha seguido interviniendo en este yacimiento de forma esporádica hasta hoy prácticamente.

Hace unos días hemos estado por allí. El yacimiento, tal y como hoy lo contemplamos, debe mucho a la mano de Juan Uría y Antonio García y Bellido, los arqueólogos que en la década de 1940 buscaban aquí los orígenes celtas de España. Ya en ese momento se debieron de reconstruir algunas cabañas que hoy vemos cubiertas de tapines de musgo y hierba que protegen la cabeza de sus muros, dándole un aspecto de ruina romántica muy evocador.

Al pie del castro hay un aula de interpretación, bastante bien integrada en el entorno, al estar prácticamente enterrada y colocada por detrás de las ruinas arqueológicas, siendo prácticamente invisible. En ella se hace un discurso general sobre el fenómeno castreño en asturias y la época romana, cuyo contenido está superado en algunos detalles (data de principios de la década de 1990) pero que aguanta muy bien el tiempo.

Si queréis pasar un buen rato, dad un paseo entre estas ruinas que nos acercan un poco a los orígenes de la Asturias que hoy conocemos.

Actualización de 5 de enero de 2013. Castros de Asturias recoge una errata en esta entrada en la que atribuimos al padre Flórez las primeras excavaciones en Coaña, en vez de a José María Flórez. Desde aquí les queremos agradecer su amable aportación. ¡Nos encanta saber que tenemos tantos admiradores y que nos siguen tan de cerca!

Museo de la Iglesia do Carmo de Lisboa

19 Ene

En Portugal existe una asociación de arqueólogos que funciona desde hace bastantes años. En Lisboa, en la Iglesia do Carmo, existe un museo a su cargo, que aprovecha las ruinas de esta iglesia, destruida por el terremoto de 1755 y que hoy es símbolo de este gran desastre para la capital portuguesa.

Desde el punto de vista museográfico, la exposición es simplemente antigua. No encontraréis aquí paneles, ni audiovisuales, ni ambientaciones, ni escenografias ni nada de nada. Algunas cartelas y algún intento de panel retroiluminado que no funciona. Lo que sí se puede disfrutar es del enorme encanto y romanticismo de estas ruinas atestadas de restos arqueológicos y arquitectónicos de varios yacimientos portugueses.

Quizá lo que más sorprende es ver algunas piezas, similares a las que puede haber por aquí, que para nosotros son auténticos tesoros y que en este Museo se encuentran colocadas como si de un almacén se tratara. Parecen estar diciendo, es que tenemos tantas…

Así que el Museo es para aficionados un poco versados, aunque pensamos que también podrán disfrutar de él todos aquellas personas con un mínimo de interés por el pasado, en este rincón privilegiado del centro de Lisboa. No dejéis de visitarlo; cobran entrada, pero es simbólica, 2,30 €.

La indisponibilidad medioambiental del Prerrománico

16 Dic

Hace unos días La Nueva España recogía en una breve noticia una de las cuestiones tratadas en la defensa del presupuesto de la Consejería de Cultura que realizó su titular, Mercedes Álvarez. Acusada por la oposición de no recuperar las pinturas de los edificios prerrománicos, la consejera argumentaba que primero hay que resolver los problemas de humedad de estos edificios.

Es una pena que la prensa no se detenga un poco más en estas cuestiones. Estamos muy acostumbrados a ver los edificios históricos con la piedra vista y desde el punto de vista histórico y arquitectónico se trata de algo poco natural. Tradicionalmente los edificios se encalaban y así se protegían mínimamente del exterior, de la humedad, de la contaminación, de los cambios de temperatura…

Los edificios que conservan pinturas tienen graves problemas de humedad porque la piedra por fuera está desnuda. Paradigmático es el caso de San Miguel de Lillo cuya fachada norte sufre el chorreo constante del agua de lluvia, la sombra y la humedad en un lateral que nunca da el sol. Obviamente esta pared precisaría medidas tan drásticas como enlucirla por fuera e incluso poner un canalón en esa parte del tejado.

Las costuras de los más ortodoxos seguramente saltarían en pedazos pero la contrapartida sería que pudierámos conservar unas pinturas para restaurar. Por ello echamos de menos que se explique mejor los problemas de fondo y que las soluciones más polémicas se divulguen de forma amplia para mejorar su aceptación.

Si quieres hacer la visita virtual por fuera y por dentro de la San Miguel, pincha aquí. Se puede incluso subir al piso superior. La bomba.

El Museo Británico

11 Nov

Los que nos seguís con cierta asiduidad, habréis deducido, por el comentario de hace unos días sobre el libro Masterpieces of the British Museum, que hemos hecho un viajecito a Londres. Allí visitamos el Museo Británico, algo imprescindible para cualquier persona que le interese un poco la arqueología, la historia o la museología.

Todo lo relacionado con este Museo es tan diferente a lo que vemos en España que podríamos escribir varias páginas. Cosas curiosas respecto a lo habitual aquí: el origen del Museo es una colección privada donada al estado; su visita es gratuita pero puedes dejar “la voluntad”; dejan hacer fotos (¿¡!?); es un museo arqueológico pero no en plan “territorial” como son los museos arqueológicos provinciales españoles, sino “histórico”, esto es, buscando argumentos e intentado narrar pedacitos de historia.

Por tanto su recorrido no es el típico de los museos arqueológicos tan esforzados en ir mostrando un yacimiento y otro de su zona. El Museo Británico está plagado de pequeñas historias como la comparación entre los diferentes uniformes y armas de los legionarios romanos según su graduación, o la evolución las formas de enterramiento egipcias hasta llegar a la clásica supermomia metida en cuatro cajas una dentro de otra.

Su colección refleja una enorme variedad de culturas, piezas “prestadas” por las muchas tierras que en algún momento pertenecieron al Imperio Británico. Una enorme plaza cubierta, la plaza pública cubierta más grande del mundo con varias cafeterías y tiendas de regalos diseñada por Norman Foster, centraliza y articula las diferentes partes de la exposición donde podemos ver desde las esculturas del Partenón de Atenas, hasta relieves asirios, la piedra Rosetta o estatuas de Ramsés II, junto con una representación espléndida de la cultura celta, romana o medieval de Gran Bretaña.

Como dice un amigo nuestro: de lo bueno lo mejor, de lo mejor lo superior. Y en este caso multiplicado por 10, porque no sólo ves la pieza más impresionante que te puedes imaginar de una cosa, sino que al lado hay otras 10 igual de flipantes de la misma tipología. Hoy en día, con los vuelos baratos es planteable una escapadita de cuatro o cinco días a Londres, sin gastarse mucho, para disfrutar de este lujo. Intentadlo alguna vez.

La foto de la cúpula de Foster la hemos tomado prestada de la Wikipedia. Espectacular, ¿no?.

Images of change

16 Oct

Hace poco que ha salido al mercado universal del libro la edición en rústica de Images of Change: an archaeology of England´s contemporary landscape, que llegó a las librerías en su versión en tapa dura en 2007.

No es frecuente que los paisajes transformados y construidos durante la segunda mitad del siglo XX sean estudiados desde la óptica de la arqueología. En España es tarea más propia de geógrafos. Unos y otros ignorados por las “autoridades” locales. El autor principal del libro, Selfyn Penrose, formado en la Universidad de Oxford, es un arqueólogo interesado en cómo su disciplina puede ofrecer respuestas cuando estudia los paisajes de los últimos cincuenta años. Es miembro del Grupo Contemporay and Historical Archaeology in Theory (CHAT).

Se describen, con abundantes ejemplos bien ilustrados (hay muchas fotografías aéreas), 63 unidades de paisaje compuestas por viviendas, aeropuertos, autopistas, hospitales, centros culturales, edificios de oficinas, industrias, etc., organizadas en cuatro grupos: los paisajes de la gente, los generados por la maquinaria política, los paisajes de las actividades económicas y los orientados al ocio.

Libro muy sugerente para quien desee mantener una visión crítica sobre nuestro urbanismo. La crítica de The Times destaca cómo se centra en investigar la cara del estado del bienestar.

Ha sido editado por English Heritage, la institución del Reino Unido encargada de la protección del Patrimonio Cultural Británico más granado. Tiene una actividad editorial que merece la pena seguir, y en su sitio web se pueden descargar en formato pdf numerosas publicaciones interesantes para el profesional del patrimonio cultural.

PENROSE, Selfryn. Images of Change: an archaeology of England’s Contemporary Lanscape. Selfryn Penrose with contributors; foreword by Antony Gormley; afterword, Janet Miller. Paperback edition. Swindon: English Heritage, 2010. 200 p.: il. col. 17 €.

Matar moscas a cañonazos

9 Oct

Hoy una crítica de una publicación reciente. Arqueología del mundo funerario en la Península Ibérica (siglos V-X). Autor Jorge López Quiroga, prologado por Michel Kazanski y publicado por La Ergástula Ediciones.

Podemos considerar que La Ergástula es una editorial “hermana” dado que tiene objetivos similares a los de Ménsula Ediciones: divulgar el patrimonio cultural. Y por ello les animamos a seguir; pero no nos ha gustado este libro.

La temática es interesante. Especializada pero interesante. En el mundo de la arqueología la excavación de necrópolis es muy habitual; así que está bien que haya libros de síntesis y de referencia sobre este tema.

Lo que no nos ha gustado es la edición. Aparentemente se ha cogido la maqueta de una tesis doctoral y se ha editado tal cual lo que conlleva que no se hayan quitado las múltiples referencias bibliográficas, desplazándolas a notas a pie de página. A nuestro entender una tesis “tal cual” no se debería publicar, sino que conviene siempre hacer un nuevo texto con la misma información, pero carente de estos tecnicismos doctorales, para hacer el libro más accesible a un público menos especializado.

Las fotografías son de muy baja calidad, muchas de ellas oscuras, otras pixeladas… y lo que más sorprende es que se ha elegido un papel de calidad! O sea, que las fotografías son malas y punto. Tampoco 21 x 14,5 cm parece un formato adecuado para insertar dibujos y fotografías, que necesariamente quedan muy pequeñas.

El resultado es un libro de contenido interesante tratado de una forma demasiado erudita, formalmente malo y de precio excesivo: 37 €. En fin: sólo para muy interesados.

Una nueva web sobre el Prerrománico

6 Oct

El Gobierno de Principado de Asturias ha abierto al público una nueva página web sobre el Prerrománico Asturiano, uno de nuestros temas preferidos.

El link es: http://www.prerromanicoasturiano.com/

La hemos probado y simplemente os podemos decir una cosa: mola. La página es sencilla con una información básica sobre los monumentos (el que quiera saber más, que consulte nuestro Catálogo). La novedad es que si pincháis en la pestaña de “monumentos”, abajo, podéis entrar en unas visitas virtuales 360º en cada monumento. Se ofrecen varios puntos dentro y fuera del monumento donde se puede girar y hacer zoom, viendo con bastante calidad todo el edificio.

Sólo echamos en falta que haya alguna foto atractiva de cada uno de monumentos. Aun así la página merece la pena.

Libro sobre el tema: Arte Prerrománico en Asturias, de César García de Castro Valdés.

Arqueológico sí, pero moderno también

11 Sep

Hoy El País ofrece un panegírico de las obras de reforma del Museo Arqueológico Nacional, para mayor gloria del arquitecto que las ha previsto.

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Arqueologico/moderno/elpepicul/20100911elpepicul_1/Tes

Estas loas y admiraciones ofrecen un poco de desconfianza, la verdad. Habrá que preguntar en su momento a quien tenga que “vivir” en el edificio si todo está tan bien pensado. Bien es cierto que una obra que nos ha costado 30 millones y una museografía que se ha presupuestado en 27 más ya puede ser buena…

En todo caso, aparte de las alabanzas de la prensa y de nuestra desconfianza, lo cierto es que esperamos ansiosos la reapertura.

La Laboral de Gijón

6 Sep

La Laboral de Gijón ha vivido siempre rodeada de polémica. Se trata de un complejo de edificios levantado en función de los principios ideológicos del franquismo, bajo la égira del ministro Girón, con proyecto del arquitecto Luis Moya Blanco.

Alegoría del trabajo
Estos orígenes parece que para muchos han sido argumento suficiente para olvidarse de su historia y de la vida de las miles de personas que pudieron pasar por él. Su enorme tamaño le permitió albergar escuelas de formación de oficios, un monasterio, un teatro, una iglesia, talleres, zonas deportivas, etc. Ello ha supuesto el paso de miles de alumnos y de trabajadores, miles de gijoneses y de asturianos. Hoy en día ha sido recuperado por el Principado de Asturias como un gran complejo cultural para la ciudad de Gijón y sede de la RTPA.

Si cuando os acerquéis a Gijón, observáis una enorme torre, que corta el cielo como una aguja, no dudéis en acercaros y visitar el edificio. Sus arquitecturas historicistas, su decoración y su concepción megalomaniaca seguro que no os dejan indiferentes.

Las fotos son cortesía de Sergio Ríos.