Al sur de Venus

25 Oct

El Museo de Altamira ha inagurado esta semana una nueva exposición temporal que se dedica al Gravetiense Cantábrico. Esta exposición se ha organizado con motivo del coloquio internacional celebrado entre el 20 y el 22 de octubre pasado en sobre esta cultura paleolítica.

El gravetiense es la segunda cultura o el segundo tecnocomplejo del Paleolítico Superior. El auriñaciense es la primera cultura del ser humano moderno, del Homo Sapiens. El solutrense se caracteriza por ser una cultura rica en arte rupestre y arte mueble, propia de un momento extremadamente frío y con una tecnología laminar muy determinada que nos ha dejado puntas de flecha líticas impresionantes. El magdaleniense es la gran apoteosis paleolítica, en la que se produce el arte figurativo más rico, la más variada riqueza tecnológica y la mayor ocupación en todo el cantábrico. Entonces, ¿qué define al gravetiense?

Precisamente esta razón justifica la organización de este coloquio y esta exposición, para mostrar la relevancia de este momento paleolítico, uno de los más largos, casi 10.000 años. Entre sus características más relevantes se encuentra la expansión de esculturas de figuras femeninas, las llamadas venus gravetienses. El título de la exposición alude al fenómeno singular que supone que no haya localizado ninguna al sur de los Pirineos.

La presentación es sencilla. Explica los primeros enterramientos humanos conocidos, que datan de este momento, su tecnología lítica y ósea, su entorno natural y su arte. Uno de los fenómenos más originales del arte rupestre gravetiense es que ofrece representaciones antropomorfas, sea mediante la representación esquemática de seres humanos, o de partes de ellos, como sucede con las conocidas manos en negativo.

La exposición nos ha parecido bastante bien. No es de una gran calidad material, lo que resulta lógico puesto que no se van a hacer gastos excesivos en una muestra temporal; las piezas se exponen un poco a la antigua usanza: gran cantidad de ejemplos con mucho nombre técnico y poca explicación; se echa de menos alguna explicación de cosas que se dan por sabidas, como por ejemplo por qué se diferencian unos buriles de otros; pero nos ha gustado que los textos no son largos, de forma que no aburren, si bien podrían haber sido un poco más didácticos.

Os recomendamos el viaje a Santillana del Mar para ver esta exposición. Santillana es una villa maravillosa, que siempre merece una visita, y esta muestra es muy buena excusa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: