Más sobre el libro digital

12 Sep

Hace unos días El País publicó un completo reportaje sobre El destino del libro. Cuenta con las aportaciones de muchos profesionales del sector, así que ofrece una visión muy matizada de la situación. Supera un poco los simplismos habituales de la red, donde todo parecen ventajas y chollos para el libro digital y el mundo del libro en papel se describe como una oligarquía de editoriales estafadoras.

Nos resultan interesantes sobre todo dos argumentos. El primero que los costes para fabricar un libro digital no son menos de la mitad que un libro en papel, sino que con suerte se pueden ahorrar entre un 15 y un 25%.

El segundo, que a muchos españoles, con lo poco que leen al año, no les compensa comprarse un lector… Sí compensaría, sin lugar a dudas, para los estudiantes, para los niños. En este sentido sí habría que hacer un esfuerzo. Por ello algunos entrevistados auguran un futuro dual, con lectores para los devoradores de literatura comercial y con libros de buena calidad material para los consumidores más esporádicos y para los lectores más especializados.

De todas formas, y en esto reconocemos ser unos románticos, el principal problema del libro digital van a ser las librerías. ¿Qué va a pasar con las librerías? No me refiero a las librerías-kioskos, sino a las librerías de verdad, de fondo amplio con libros desde los últimos treinta años en los que es posible encontrar todo tipo de tesorillos. Y sobre todo, ¿qué va a pasar con sus empleados?

Y es que detrás de estos cambios, igual que detrás de la acción anárquica de los mercados, hay algo que siempre olvidamos: personas.

La imagen es cortesía de theboxfactory de Flickr.

Anuncios

Una respuesta to “Más sobre el libro digital”

  1. Pablo Fernández 13 septiembre, 2011 a 3:33 PM #

    Casualmente en el artículo sugieren que quizá sean las grandes superficies las que más sufran porque son las que más se alimentan de la literatura de consumo que puede reemplazar más fácilmente el libro digital. Como bien indicas las pequeñas librerías son las que tienen un fondo que te saca de apuros. En las grandes superficies hay muchos libros, pero no llegan al fondo. Sin ir más lejos, hace unas semanas fui a una Casa del Libro que hay en la calle Orense de Madrid y a la librería de El Corte Inglés de Nuevos Ministerios. Busqué Corre, conejo, de John Updike; El libro de Rachel, de Martín Amis; y El periodista deportivo, de Richard Ford. Un rotundo fracaso. Acabo de mirar la web de la librería Ojanguren de Oviedo (la librería tradicional con fondo por antonomasia de Oviedo) y 2 de 3: tienen el de Updike y el de Richard Ford. Me pueden pedir el de Martín Amis. Y sé que en Ojanguren, si existe, me lo consiguen. Así que probablemente quede mercado para las librerías pequeñas. Y las grandes o se diversifican (la FNAC creo que ya obtiene más beneficios de la tecnología que de la música) o se especializan o no sé qué pasará con ellas. Las pequeñas pueden seguir apostando por el cliente especializado, pueden participar en plataformas como Iberlibro (donde he conseguido yo esos tres títulos), pueden meterse por la impresión a la carta, etc. Un saludo. P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: