Los 10 pecados editoriales

4 Dic

Arcadi Espada publicó en El Mundo hace unos días una revisión sobre el futuro del libro digital y sobre la catástrofe que se avecina para las editoriales. Nosotros no nos damos por aludidos, pero el tema nos apasiona.

Os recomendamos primero que leais su artículo y luego que nos digáis si estáis de acuerdo en que cuando se quiere demostrar una tesis, es muy fácil alinear los argumentos a tu favor.

El libro digital es una realidad y está ahí. Se impondrá seguramente, aunque sólo sea porque le interesa a muchas grandes empresas. Así que se impondrá. ¿Será mejor que el presente? Pues como todo: será mejor para unas cosas y peor para otras. Ahorraremos árboles, pero gastaremos más plástico, o sea, que lo comido por lo servido. Pero lo que hoy os vamos a contar hoy son los problemas reales con el libro digital de pequeños editores especializados como nosotros.

1. El diseño de los contenidos. Como bien dice el señor Espada hay un problema grande con el diseño. El potencial de un libro digital es muy alto, parecido al potencial web, aunque sin duda diferente. Puedes tener un libro con hipervínculos a vídeos, a enciclopedias, a diccionarios, a fotos, a gráficos, e incluso con varios niveles de lectura para un mismo libro a base de diferentes formatos… Pero, ¿dónde están los diseñadores que hacen eso? Y sobre todo, ¿cuánto más va a cobrar ese diseñador respecto a uno que se dedique a libros tradicionales?

2. El color. De momento el único libro electrónico en color que conocemos es el Ipad, que resulta que no es tal. Es decir, incumple la ventaja fundamental de los lectores digitales: emite luz, en vez de reflejarla, y eso cansa la vista. Pónte tú a leer 3 horas con tu Ipad en la playa. Verás que diver. El caso es que los lectores que hay son en blanco y negro. Todo es volver a los tiempos de Cuéntame, pero para muchos libros esto no es realista.

3. La venta. En el universo digital no hay distribuidores. Yupie!! Nos ahorramos una pasta. Pero claro, hay que hacer una web que permita la venta a distancia… Uppss! Resulta que la web ya no sólo va a ser más cara, sino que encima exige mayor gasto de mantenimiento, como es lógico. Encima por mucha web que tengas, ¿cómo publicitas tus libros? El distribuidor tradicional los lleva en su coche, presenta las novedades, lo enseña al librero y se lo deja allí para que lo ponga en el escaparate. En el universo digital tu cuelgas tu libro en tu web y a esperar sentado a que alguien te encuentre. Obviamente puedes pagar a Google (otro gasto, mecachis!), o pagar anuncios en varios portales (más gastos, cagöen!), o dedicarle un tiempo a los Facebook, los Twitter y los blogs como este. El caso es que el tiempo también es dinero, así que igual resulta que no se ahorra uno tanto tras fusilar a los distribuidores por decreto del universo digital.

Y hasta aquí nuestra humilde reflexión. Si queréis más opiniones o dudas en esta línea, 30 letras por segundo publicó también una entrada muy interesante hace unos días. Por nuestra parte sólo añadimos que seguramente tienen razón los profetas del libro digital; por eso los seguimos con devoción. Pero de momento hay muchos libros que los lectores digitales no admiten, así que tendremos que seguir haciéndolos a la manera tradicional al menos dos o tres años más.

Os dejamos con un vídeo de YouTube, otro clásico del tema digital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: