¿Dónde quedaron las reformas?

30 Nov

El blog hermano 30 letras por segundo se ha acordado de uno de nuestros libros, ¿Dónde está mi dinero?, de Manuel Sarachaga, que analiza el funcionamiento del sistema económico actual explicando las causas de la crisis y planteando soluciones realistas y razonables. La cuestión es que nos ha hecho gracia ver que vuelve a estar de actualidad porque cuando editamos ese libro pensamos que sería un libro coyuntural y que en seis meses volvería el crecimiento económico y que a nadie le interesaría más el tema. Sin embargo ha pasado más de un año de su edición ¡¡y sigue vigente!! Pero lo más preocupante no es esto, sino que después de año y medio de crisis oficialmente reconocida, reformas de calado y de fondo sobre cómo está organizada nuestra economía no se ven.

Eric Cantoná no ha escrito un libro sobre la crisis, pero sí ha hecho un vídeo en el que propone que el día 7 de diciembre saquemos nuestros ahorros de los bancos como medida de protesta. Él que los tiene, claro, porque los 4,8 millones de parados españoles como que no están para jugar. Sería pagar con su propia medicina a los bancos, puesto que esos ataques de especuladores contra países como Grecia, Irlanda y después será Portugal y nosotros, no son más que juegos de retirada de confianza para obligar a que se emita deuda con un mayor tipo de interés, y conseguir mayores beneficios, porque en cuanto esté a más interés, los especuladores corriendo a comprarla.

En todo caso nos parece que la solución a los problemas económicos va a ser difícil porque cada vez está más claro que la no se trata de una solución económica, sino moral, o sea, política. Y como seguimos dominados por la égira del neoliberalismo (pregúntenle si no a Obama y al Tea Party) la cosa pinta mal. Y es que no acabamos de ver que fomentar el consumo indiscriminado e intentar ganarlo todo, en vez de sólo ganar lo suficiente para vivir cómodamente no es el mejor camino.

Muchos ya lo habrán olvidado, pero en su día el ministro Álvarez Cascos sentenció: “Si los pisos en España son caros es porque los españoles pueden comprarlos y por eso se disparan los precios“. Pues parece que esto ya se acabó. Era previsible que esto se acabaría algún día ya en 2002 cuando lo dijo el ministro, puesto que el dinero es finito (menos para la Reserva Federal de EE.UU.). El final de la orgía del gasto descontrolado es oficial desde hace año y medio. Pero pese a todo aquí no discurre nadie más solución que seguir fabricando papel, despidiendo a trabajadores y seguir gastando lo que no tenemos como le pidieron los 37 empresarios este fin de semana a Zapatero. Evidentemente si lo piden los más ricos seguramente es para que ellos lo sigan siendo, así que ya da pie a desconfiar ligeramente.

Os dejamos un chiste que nos enviaron el otro día y que resulta muy oportuno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: